Clínica oftalmológica DYTO
(+34) 93 201 06 86

El test de la agudeza visual en el niño

Muchos padres se preguntan cómo se puede saber cuánto ve un niño, cómo se hace. A continuación, vamos a explicar el proceso.

La medición de la agudeza visual la suele hacer un diplomado en enfermería o un óptico, y sus objetivos principales a la hora de medir la agudeza visual de un niño son:

  • Dar una cifra a su visión para poder compararla con la estándar para su edad
  • Comparar la visión entre ambos ojos, ya que podría suceder que el niño no viera bien con un ojo pero no se le notase, al estar con los dos abiertos.

Lo primero que haremos es presentarnos a los padres y al niño, comentando que es lo que vamos a realizar de una manera sencilla y comprensible. Hay que tomarlo como un juego para que el niño se sienta participativo, pues de ello dependerá nuestro éxito en la toma de la Agudeza Visual, sobretodo en los niños más pequeños.

Dependiendo de la edad del niño, y por tanto de su grado de colaboración, utilizaremos diferentes tests:

  • Test de preferencia visual: se suele utilizar en niños entre 6 meses y 2 años. Consiste en mostrarle al niño unas láminas que tienen en un lado unas franjas blancas y negras, siendo el resto gris. El test consiste en ir poniendo franjas cada vez más finas, apareciendo de forma aleatoria en un lado u otro del panel.

Estas láminas se presentan al niño en una especie de teatrillo de guiñoles. El especialista estará detrás del guiñol y a través de un pequeño orificio observará al niño.

El niño girará su cabeza hacia donde están las franjas mientras las distinga. En el momento que sean tan finas que no las diferencie, el niño no mirará hacia ningún lado, ya que verá todo gris. La separación entre las franjas mas finas que produzcan el giro de la cabeza del niño hacia ese lado es lo que determinará su agudeza visual.

Es importante la rapidez del test pues hace que el niño no pierda la concentración. En caso que pierda el interés del test, se dispone de un muñequito que ayuda a jugar con el niño para que así vuelva a tomar interés por la prueba.

  • Test de Pigassou: consiste en presentarle unos dibujos muy sencillos y familiares, de tamaño progresivamente mas pequeño. El niño puede decir lo que ve o señalarlo en una lámina donde están representados los diferentes dibujos.

Es importante estar pendiente de la pronunciación y como identifica el niño la figura, para así familiarizarse con él (por ejemplo, los niños muy pequeños a un pájaro pueden llamarle pingüino, o al Sol redonda). Hay que amoldarse al niño y no el pequeño al especialista.

En algunos casos esta adaptación puede ser más compleja. Es el caso de los niños con Síndrome de Down, por ejemplo. Estos niños en ocasiones asocian los dibujos con los de la televisión, y su respuesta nos puede pillar un poco por sorpresa. Es otro reto, por lo que hemos de estar familiarizados con lo último en dibujos animados.

  • E de Snellen: en niños mayores de 3 años y con buena colaboración, se les presenta una figura parecida a una E que se va orientando hacia diferentes sentidos. El objetivo del test es que el niño diga hacia dónde tiene las “patitas” la E, ya sea hablando, moviendo la mano o colocando una cartulina con la E de la misma manera que la ve.

Hay pequeños que prefieren letras o números a las E de Snellen. Aquí puede ocurrirnos como en el test de Pigassou: que identifiquen los números con algo; como el caso de un niño con Síndrome de Down que asociaba los números con jugadores del Barça (¡menos mal que los conocía!)

Lo cierto es que conseguir medir la Agudeza Visual en muchas ocasiones requiere mucha paciencia y experiencia en el trato con el niño. Se debe tener en cuenta que todos los tests se repiten tapando primero un ojo y luego el otro, ya que se debe comparar la capacidad visual de cada ojo por separado.

En mi opinión, la enfermería debe poner el máximo de interés en la exploración de la agudeza visual ya que, aunque es una prueba menos valorada que otras que requieren una tecnología sofisticada, de ella puede depender el diagnóstico de un ojo gandul, la necesidad de un tratamiento quirúrgico o la valoración de la eficacia de un tratamiento.

También te puede interesar:

Responder

CommentLuv badge

Últimas publicaciones

Diagnóstico y terapéutica ocular

C/ Pàdua, 94. 08006, Barcelona
Tel: (+34) 93 201 06 86