El ectropión involutivo o senil es una alteración de la posición del párpado consistente en una eversión del margen palpebral («giro hacia fuera del párpado»). Típicamente, sucede en el párpado inferior, que es el que en mayor medida se ve afectado por la acción de la gravedad.

¿En qué consiste?

Es una alteración inherente al envejecimiento en la que intervienen diversos factores como:

  • exceso de piel,
  • laxitud del músculo orbicular
  • laxitud de los tendones del párpado.

Los párpados mantienen su tensión gracias a unos tendones que los fijan al hueso orbitario. Con el tiempo, estos tendones van debilitándose, de manera que el párpado se vuelve más laxo. Esta falta de tensión es la que trae como consecuencia la eversión del párpado.

Ectoprion involutivo o senil. Eversión del margen palpebral

En la imagen, podemos ver el ectropión involutivo avanzado que afecta al párpado inferior izquierdo. El párpado inferior derecho también sufre un ectropión involutivo más leve y menos evidente a simple vista.

Problemas derivados que pueden surgir

  • Irritación de la superficie ocular y el margen palpebral, con enrojecimiento.
  • Sequedad ocular por exposición de la superficie ocular.
  • Lagrimeo continuo por eversión del punto lagrimal que, al estar en el margen del párpado, pierde el contacto con la superficie ocular y deja de actuar como desagüe de la lágrima.
  • En casos severos y crónicos se puede llegar a la formación de úlceras corneales e infecciones de repetición.

¿Se puede corregir?

Una vez constatado este problema, es posible corregir la laxitud del párpado realizando una cirugía local que pretende reforzar el párpado mediante incisiones no visibles a través de los pliegues naturales de la piel que rodean el globo ocular.

Conclusiones

Una buena posición del párpado va a mejorar la dinámica del mismo y evitar problemas de la superficie ocular que, aunque en la mayoría de casos no suelen ser severos, sí que pueden llegar a ser muy molestos para el paciente que los sufre día a día.

¿Te ha parecido interesante? ¡Compártelo!
Share on Facebook
Facebook
0Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
3 comentarios
  1. Dr. Javier Fernández Garcia, muchas gracias por su artículo acerca del Ectropion involutiu, ha sido muy esclarecedor para mi. Hoy me he enterado en Urgencias del Hospital Valle Hebron (Barna) que esto es lo que padece mi padre, un anciano de 95 años. Llevamos luchando contra sus infecciones crónicas incansablemente desde hace 10 años y debido a que una vez se le infectó el lagrimal y le hicieron una pequeña intervención para la limpieza del mismo pensábamos que todo derivaba del lagrimal hasta hoy. Mi pregunta es ¿es factible una operacion del Ectropión en un anciano de 95 años? Goza de una salud envidiable, sólo usa Symbicor o similar, lágrimas artificiales y suero fisiológico para la higiene del ojo. Muchas gracias por su atención.
    Elvira Sanz

    • Hola Elvira. En principio, la cirugía del ectropión involutivo es un procedimiento que se realiza con anestesia local y sedación superficial, es decir el paciente está despierto. El tiempo quirúrgico es relativamente corto y los problemas de sangrado son mínimos, ya que trabajamos en un campo muy pequeño y muy bien controlado. Todo ello hace que sea una cirugía sin grandes complicaciones, muy tolerable por parte del paciente y con un postoperatorio bastante tranquilo (sobre todo aparecerá un poco de hematoma y molestias ligeras en los primeros días).
      Esto quiere decir que se puede realizar sin problemas en un paciente de edad avanzada con buen estado general y sin enfermedades asociadas importantes. De todas formas, como en cualquier procedimiento quirúrgico, se realiza un estudio preoperatorio para confirmar que todo está correcto de cara a la cirugía.
      Espero haber resuelto tus dudas. Un saludo.

  2. Muchas gracias doctor Fernández por su pronta y aclaratoria respuesta, ahora si el oftalmólogo de la Seguridad Social no pone inconvenientes, vamos a seguir todos los pasos para ver que se puede hacer para mejorar su calidad de vida.
    Atentamente
    Elvira Sanz

Deja una respuesta