Conoce el camino que hay desde el ojo al cerebro

Podemos decir que los ojos se originaron como una prolongación del cerebro especializada en captar la luz. A medida que se sube en la escala evolutiva se puede apreciar como el diseño de esto sensores es más complejo y sus conexiones con el cerebro ganan en precisión.

Esquema del proceso que sigue la luz que capta el ojo hasta llegar a ser interpretada como información. N: nervio óptico, Q: quiasma, T: tracto o cintilla óptica, G: ganglio geniculado, R: radiaciones ópticas, O: lóbulo occipital del cerebroLos estímulos de luz que captan las retinas son conducidos a través de los nervios ópticos hasta el cerebro, donde se procesa la información (y donde realmente “se ve”), pero el trayecto de la vía óptica tiene una serie de particularidades, que en el presente artículo os queremos mostrar.

La primera curiosidad ya la encontramos en los propios nervios ópticos (N), ya que cuando éstos entran al cráneo, se entrecruzan formando el quiasma óptico (Q). En el quiasma se intercambia parte de las fibras de cada nervio óptico hacia el lado opuesto, de manera que se agrupan por separado las que llevan la visión de la mitad derecha y de la mitad izquierda del campo visual.

El viaje de la información continúa a través de las cintillas ópticas (T). hasta llegar a los ganglios geniculados (G), donde ocurre una nueva clasificación de las fibras para que cada punto del campo visual tenga un registro más exacto.

Desde los ganglios geniculados sale un haz amplio de fibras nerviosas llamado radiaciones ópticas (R) que atraviesan cada hemisferio cerebral hasta llegar a su parte más posterior, el lóbulo occipital (O), donde está la región del cerebro encargada de procesar toda la información visual que fue captada por lo ojos y transportada por la vía óptica para generar la “imagen cerebral” de lo que vemos.

Curiosamente, el cerebro procesa la información visual de modo invertido. Es decir, las imágenes del lado derecho se ven en el hemisferio izquierdo y viceversa. De la misma manera, las imágenes que vemos en la parte superior se procesan en la parte inferior de los hemisferios y las imágenes inferiores en la parte alta de los mismos.

Considerando la precisión de la vía óptica y lo largo de su trayecto a través del sistema nervioso central, es posible detectar numerosísimos trastornos neurológicos y su localización a partir de un síntoma visual. La especialidad de neuroftalmología es la encargada del estudio de las relaciones entre ojo y cerebro y diagnosticar las enfermedades que afectan la vía óptica.

¿Te ha parecido interesante? ¡Compártelo!
Share on Facebook
Facebook
0Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin