¿Qué es?

La miopía es un defecto óptico muy común en nuestra sociedad. Es un defecto refractivo en el que se produce un error en el enfoque visual, haciendo que este se produzca por delante de la retina y no sobre el plano retiniano, lo que genera problemas para ver los objetos lejanos.

Su causa puede deberse a que el globo del ojo es excesivamente alargado o porque el cristalino, que es la lente que se encuentra en el ojo, tiene una distancia focal demasiado corta. Lamentablemente, no existe ninguna forma de prevención de este defecto refractivo.

Tipos de miopía

  • Miopía simple. Tambien conocida como escolar o acomodativa, aparece en la pubertad. En general, es débil, aumenta durante la adolescencia y se estabiliza enseguida. Esta forma de miopía no tiene consecuencias sobre el propio ojo (existe poco riesgo de fragilidad de la retina).
  • Miopía progresiva. Suele ser hereditaria o consecuencia de una enfermedad del ojo ocurrida durante la infancia. Aparece hacia la edad de 6 o 7 años y progresa rápidamente. La miopía progresiva se acompaña, a menudo, de lesiones del fondo de ojo. Las personas afectadas presentan un riesgo mucho más importante de desprendimiento de retina.

Desarrollo de la miopía

Por lo general, la miopía se desarrolla durante la época escolar y suele estabilizarse a la edad aproximada de 20 años. Hasta entonces, su avance es muy rápido y es probable que con cierta frecuencia sea necesario estar cambiando las gafas o lentes de contacto con una nueva graduación.

¿Te ha parecido interesante? ¡Compártelo!
Share on Facebook
Facebook
0Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

Deja un comentario