Introducción

La cirugía refractiva se realiza para disminuir o eliminar la necesidad del uso de las gafas o de lentes de contacto para una correcta visión.

Actualmente, existen diferentes tipos de cirugía refractiva, ya que no existe una cirugía que sea capaz de aplicarse en todas las personas. Debido a esta variedad, mediante una visita de valoración el oftalmólogo debe decidir qué tipo de cirugía será la más adecuada para obtener los mejores resultados y con la mayor seguridad.

Visita de valoración

Cirugía refractiva

Se realizan una serie de estudios y pruebas con el fin de verificar si la persona está sana ocularmente y sus ojos pueden ser operados, ya que no siempre es posible debido a que pueden existir ciertas enfermedades o alteraciones anatómicas. Además, se analizan otros factores como el defecto refractivo, la edad, las características anatómicas del ojo, las necesidades visuales y la profesión.

Formas de cirugía refractiva

Cirugías corneales incisionales (llamadas también Queratotomías)

Aplicadas en la córnea, se usan en limitado número de casos, ya que su intervalo de graduación es más limitado que el láser. Así pues, y salvo casos especiales, las queratotomías han sido sustituidas por el láser.

Diferentes tipos de láser como el Excimer o el Femtosegundo.

En líneas generales, las cirugías con laser Excimer, que se aplican sobre la córnea para cambiar su forma y configuración óptica, son las más utilizadas en graduaciones miopes hasta 9 dioptrías, o hipermétropes de hasta 3-4.  Si existiese astigmatismo, éste se sumaría a la miopía o hipermetropía.

En este intervalo de graduación se encuentra la mayoría de la gente que necesita gafas o lentes de contacto. Por ello, junto con la sencillez, seguridad y comodidad para el paciente, y reforzado por el abaratamiento que se ha alcanzado, es la técnica más usada hoy en día en personas jóvenes.

Implante de lentes

Son diferentes tipos de prótesis ópticas, aunque todas tienen en común que son implantadas quirúrgicamente en el interior del ojo.  Actualmente y dado los grandes avances técnicos, se implantan en cirugías muy cortas, ambulatorias y con anestesias tópicas (gotas).  El tipo de la lente variará en función de la edad, el defecto refractivo o de la experiencia del cirujano con cada modelo.

Los casos más comunes de un implante de lente intraocular es:

  • Graduación alta: miopía de más de 9 dioptrías o hipermetropía de más de 4 dioptrías especialmente si asocian astigmatismos altos.
  • Córnea muy fina y no apropiada para aplicarle láser.
  • Vista cansada.

En algunos casos, se realizan combinaciones de implante de una lente intraocular  con un posterior láser (bioptics), normalmente para optimizar o realizar ajustes finos que mejoren aún más los resultados.

¿Te ha parecido interesante? ¡Compártelo!
Share on Facebook
Facebook
0Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
2 comentarios
  1. gusto en conocerles, soy enfermera del Instituto de oftalmología Conde de Valenciana ahí, se realizan procedimientos con el equipo de VISUMAX y aun que es tecnología avanzada que trata mas de 3 padecimientos, no deja de ser temor al usuario; al dejar de ver por unos instantes y las expresiones “NO SE MUEVA”, he visto que el avance para el medico es excelente pero también he visto que para la atención humana del paciente ha disminuido.

  2. Estimada Marcela,

    Sí, es cierto. Con frecuencia los médicos, enfermeros y/o técnicos cuando estamos delante de un aparato de alta tecnología nos concentramos tanto en la realización de la prueba que nos olvidamos que al otro lado del aparato existe una persona angustiada por su enfermedad.

    Comentarios como el tuyo nos hacen recordar que antes de la enfermedad existe el enfermo.

    Saludos

Deja un comentario