La higiene visual es un conjunto de normas, destinadas a controlar los factores que pueden provocar un efecto nocivo sobre la visión. Entre el 70% y el 80% de la información que llega al cerebro humano lo hace a través de los ojos. Es una buena razón para cuidar el sistema visual con esmero y más si se tiene en cuenta que la visión puede influir considerablemente en la calidad de vida laboral y personal del individuo.

Para mejorar nuestro bienestar visual debemos tener en cuenta una serie de consejos de higiene visual tales como: el ambiente, la iluminación, la distancia al material de trabajo o el tiempo de descanso. Actualmente,  y por lo general, el ambiente en el que nos movemos (estudio, ordenadores…) demanda una gran atención en visión  a distancias próximas.  Si la demanda de visión en cerca es superior a la capacidad que se tenga para dar respuesta de nuestro sistema visual, puede aparecer  astenopia (dolores de cabeza, molestias  o enrojecimiento de ojos, mareos…) y/o  pseudomiopia.

Es importante realizar una valoración visual mínimo una vez al año o antes si se siente una excesiva fatiga visual, dolores de cabeza, modificaciones en su visión de lejos o de cerca, o si disminuye su rendimiento y/o su confort visual.

Consejos sobre el entorno visual:

  • Si la persona tiene un defecto de refracción, es importante que esté debidamente corregido con lentes ópticas de calidad, que incluyan tratamiento antirreflejantes.
  • Mantener la habitación de estudio/trabajo bien aireada y a una temperatura normal, evitando la exposición continuada a aire acondicionado o calefacción, que pueden provocar sequedad  ocular.
  • Es aconsejable trabajar con luz ambiental en el techo (200 a 700 lux) y otra más potente dirigida al objeto de trabajo (más de 500 lux). Intentando evitar la luz directa sobre los ojos y las sombras, ya que producen fatiga ocular.

Consejos posturales:

  • La distancia mínima entre sus ojos y su punto de lectura ha de ser igual a la que hay entre el codo y la primera falange del dedo corazón (distancia de Harmon), aproximadamente 40 cm, siendo conscientes de no acortarla.
Ejemplo de posiciones de lectura incorrecta (primera) y correcta (segunda)

Ejemplo de posiciones de lectura incorrecta (primera) y correcta (segunda)

  • La posición corporal correcta es muy importante, debemos tener la espalda recta sobre el respaldo de la silla y tocar el suelo con los pies. Intentar evitar torcer la cabeza o cuello y por lo tanto la lectura en la cama o en el suelo. Buscar una correcta orientación del puesto de trabajo. Las ventanas deben estar situadas lateralmente. Así, se evita reflejos en la pantalla del ordenador.
  • La altura de la silla y de la mesa han de permitir apoyar en el suelo toda la planta de los pies, mantener el cuerpo erguido, los hombros ligeramente hacia atrás. La postura ha de ser tal que ambos ojos queden situados a la misma distancia de trabajo.
  • Cuando esté mirando de cerca, es recomendable que haga descansos periódicos: cada 30 o 45 minutos y relaje su visión, mirando a algún objeto que esté situado a lo lejos, a más de 5 metros y hacia los lados.
  • El esfuerzo visual que produce el trabajo prolongado con ordenador puede generar fatiga visual. Es importante situarse a una distancia de entre 50 a 70 cm de la pantalla, que la mirada del usuario sea hacia abajo con un ángulo de unos 15 grados aproximadamente para reducir el estrés de los músculos oculares y que la pantalla tenga una inclinación hacia atrás de unos 10 a 20 grados.
    Ejemplo de posiciones delante del ordenador incorrecta (primera) y correcta (segunda)

    Ejemplo de posiciones delante del ordenador incorrecta (primera) y correcta (segunda)

Consejos fisiológicos:

  • Cuando realicemos actividades con la visión central (leer, ordenador, TV, videojuegos…) debemos ser conscientes de la visión periférica, es decir, de lo que nos rodea. El abuso de la visión central es un factor que puede favorecer a la progresión de la miopía, por eso es importante estimular la percepción visual periférica.  Hacer deporte o actividades al aire libre en visión lejana de forma habitual ayudan a estimular el campo visual completo, relajan la acomodación y disminuyen el estrés visual.
  • Normalmente parpadeamos de media, unas 20 veces por minuto. Sin embargo, lo hacemos sólo entre 8 y 10 veces cuando estamos frente al ordenador. La disminución del parpadeo hace que la lágrima se evapore antes y se deteriora la calidad de la película lagrimal. Por eso, es importante parpadear con frecuencia para evitar la sequedad ocular.
  • La dieta alimenticia debe ser variada, conteniendo abundante vitamina A (leche, zanahorias, ciruelas, yemas de huevo), verduras y frutas.
¿Te ha parecido interesante? ¡Compártelo!
Share on Facebook
Facebook
0Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

Deja un comentario