La llegada del verano invita a pasar más tiempo al aire libre, para disfrutar del sol y de los baños en playas y piscinas. Sin embargo, una exposición al sol exagerada origina una serie de efectos negativos en los ojos y en la piel.

Recuerde que los rayos ultravioleta pueden dañar la retina del ojo y que el mal uso de las gafas de sol puede afectar la córnea.

Recomendaciones

  • No exponerse a la brillo solar cuando éste se encuentre en su punto máximo apogeo (entre lGafas de solas 12 horas y las 16 horas).
  • Jamás mirar directamente al sol.
  • Usar gafas de sol con filtros ultravioleta tanto niños como adultos. Además, puede atenuar los efectos producidos por la exposición solar usando un gorro o visera.
  • Evitar tomar sol o meterse en el agua con las lentes de contacto puestas  ya que puede incrementar la sequedad ocular.
  • Ante cualquier eventualidad como entrada de arena o producto químico que entre accidentalmente en contacto con sus ojos, lávatelos con abundante agua. En caso de irritación o sensación de roce, utilice lágrimas artificiales sin preservantes. Ante la aparición de algún síntoma o molestia ocular, no dudes en acudir a tu oftalmólogo lo más pronto posible.

Así pues, es conveniente tener un especial cuidado de los rayos ultravioleta frente a los ojos para tratar de no desarrollar algunas enfermedades oculares tales como: cataratas, queratoconjuntivitis o incluso cáncer ocular.

¿Te ha parecido interesante? ¡Compártelo!
Share on Facebook
Facebook
0Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

Deja un comentario