¿Qué es?

La cirugía refractiva es el conjunto de técnicas que utilizan los oftalmólogos para corregir los defectos refractivos: miopía, hipermetropía, astigmatismo y presbicia. Su objetivo es eliminar la necesidad del uso de gafas o lentes de contacto para ver correctamente.

Técnicas utilizadas

La elección de la técnica adecuada a cada paciente dependerá del defecto refractivo que presente, de las características de su ojo y de su edad.

Aunque los procedimientos más conocidos son los que utilizan el láser, en algunos pacientes será necesario recurrir a otros tipos de cirugía.

Estos son los procedimientos más utilizados:

  • Técnicas que utilizan el láser:
    • LASIK: primero se levanta la parte más superficial de la córnea.
    • PRK: el láser actúa directamente sobre la córnea.
  • Técnicas que no utilizan el láser:
    • Lentes fáquicas: se colocan delante del cristalino o del iris.
    • Extracción de cristalino: es una operación parecida a la extracción de una catarata. Se puede colocar una lente multifocal que permita ver de lejos y de cerca.
    • Anillos intracorneales: para corregir defectos refractivos en córneas enfermas (queratocono).

Conclusión

Antes de decidir si un paciente es adecuado para ser operado de cirugía refractiva es necesario realizar una serie de pruebas, que determinarán si el procedimiento se puede realizar con seguridad: biomicroscopía, motilidad ocular, presión intraocular, fondo de ojo, topografía, paquimetría y aberrometría.