¿En qué consiste?

Es la subespecialidad que se ocupa de las estructuras que rodean al globo ocular y que, principalmente, actúan como protección. Las  estructuras básicas son:

Párpados

Los párpados son la primera barrera de protección de los globos oculares y, por tanto, las estructuras más expuestas a las agresiones externas (traumatismos, sol…). Pueden sufrir problemas en cuanto a su posición (párpado caído), movimiento (dificultad de cierre palpebral) o presencia de tumores. Todos ellos pueden afectar a una correcta visión, alterando la superficie ocular y, de igual modo, también pueden cambiar la expresión de la cara, ya que pequeños cambios en esta zona van a ser rápidamente perceptibles.

Órbita

La órbita la tenemos que entender como un espacio cerrado donde se aloja el globo ocular. Es una estructura ósea y, por tanto rígida, de manera que los cambios de volumen que se produzcan en su interior van a provocar una serie de consecuencias relacionadas con la compresión del globo ocular y sus estructuras más nobles como el nervio óptico. Esto es así en patologías como la “enfermedad de graves” o en el caso de tumores intraorbitarios.

Vía lagrimal

La vía lagrimal actúa como drenaje del globo ocular no sólo retirando la lágrima, sino también los productos de desecho que la misma lágrima arrastra a su paso por la superficie ocular. En los casos en los que la vía lagrimal se obstruye pueden aparecer problemas de lagrimeo muy molestos para los pacientes que los padecen, así como de infecciones lagrimales de repetición.

Zona periocular

Está sujeta a toda una serie de cambios progresivos debidos al envejecimiento (párpados caídos, bolsas palpebrales, arrugas perioculares…), muchos de los cuales pueden afectar a la expresión de la cara (sensación de cansancio). Hoy en día, disponemos de toda una serie de procedimientos estéticos que se realizan en esta zona como la cirugía de párpados (blefaroplastia) y los tratamientos con toxina botulínica o ácido hialurónico para la eliminación de arrugas perioculares, siempre empleando técnicas de microincisión no visibles.

Conclusión

El oftalmólogo especializado en cirugía oculoplástica es la persona adecuada para corregir todos estos problemas bien sea mediante tratamientos médicos o quirúrgicos, puesto que no sólo conoce y domina la compleja anatomía de esta región, sino que además respeta la funcionalidad de las diferentes estructuras conservando una buena integración de las mismas con el globo ocular sin que se vea afectada ni comprometida la visión.