¿Qué es el glaucoma?

El glaucoma es un conjunto de alteraciones oculares que tienen en común un aumento de la presión interna del ojo. Cuando la presión intraocular es demasiado alta, se daña el nervio óptico, que es una estructura formada por un conjunto de fibras nerviosas procedentes de la retina, y que es el encargado de transmitir información desde el ojo hasta el cerebro.

El daño producido en el nervio óptico, puede inicialmente causar alteraciones en la zona periférica del campo visual, y este es el principal signo del glaucoma en estadio incipiente.

A medida que el nervio óptico va empeorando, puede producirse un estrechamiento progresivo del campo visual, hasta provocar una visión semejante a la que se percibe en un túnel, o a través de un tubo. En los estadios más avanzados es posible notar dificultad en la visión central, que impide por ejemplo leer o ver el televisor.

¿A quién afecta el glaucoma?

El glaucoma es una causa importante de ceguera en el mundo. Su herencia genética se desconoce, pero en el glaucoma crónico simple, que es la forma más común de glaucoma, se ha encontrado hasta en un 50% de los casos, historia familiar de glaucoma.

Otros pacientes que pueden desarrollar glaucoma, son aquellos que tienen antecedentes de traumatismos contusos oculares, y que años después del mismo desarrollan aumento de la presión intraocular. Se debe hacer una mención especial a aquellos ojos que estructuralmente presentan una longitud axial antero-posterior más corta de lo normal, generalmente ojos hipermétropes, que presentan estrechamiento del ángulo de la cámara anterior, con posibilidad de cerrarse y originar un ataque agudo de glaucoma.

El glaucoma es un conjunto de alteraciones oculares, que tienen en común un aumento de la presión interna del ojo. Cuando la presión intraocular es demasiado alta, se daña el nervio óptico (como se puede observar en esta fotografía) que es una estructura formada por un conjunto de fibras nerviosas procedentes de la retina, y que es el encargado de transmitir información desde el ojo hasta el cerebro.

¿Cómo puedo saber si tengo glaucoma?

Desgraciadamente el glaucoma crónico simple provoca una disminución de agudeza visual de forma progresiva, sin ningún dolor u otro síntoma que pueda ser percibido por el paciente. Por eso, es importantísimo el control periódico de la presión intraocular por el oftalmólogo, especialmente en aquellos pacientes con antecedentes familiares de glaucoma.

En el glaucoma agudo de ángulo cerrado, sí que existen signos y síntomas clínicos cuando se desarrolla la crisis aguda, y estos consisten en ojo enrojecido, disminución de la visión, dolor ocular y a veces náuseas y vómitos. Esto se debe al gran aumento de presión intraocular que se produce al bloquearse el sistema de drenaje del ojo. La mayor parte de estos pacientes susceptibles de padecer este tipo de glaucoma, tienen diferencias estructurales en sus ojos, que podrían ser detectadas a priori y tratadas profilácticamente de forma apropiada, para evitar el desencadenamiento de la crisis aguda.

Es raro que otros tipos de glaucoma puedan provocar aumentos de la presión intraocular tan altos, como para que el paciente presente los síntomas descritos en el glaucoma agudo de ángulo cerrado.

¿Cómo se trata el glaucoma?

El fin principal del tratamiento en el glaucoma es preservar la visión. La primera línea del tratamiento son los colirios que reducen la presión intraocular, bien sea aumentando el drenaje del fluido intraocular, o disminuyendo la producción del mismo.

Algunos pacientes necesitan simultanear varios tipos de colirios, o incluso deben tomar comprimidos por vía oral, para conseguir una disminución efectiva de la presión intraocular.

El tratamiento con láser también puede ser útil en el tratamiento del glaucoma, utilizándose en el caso del glaucoma agudo de ángulo cerrado para prevenir un nuevo ataque agudo. En el caso del glaucoma crónico de ángulo abierto el tratamiento con láser se aplicará cuando el tratamiento médico no sea eficaz ó cuando el paciente tenga problemas de cumplimiento estricto del tratamiento médico recomendado.

La cirugía, cuya finalidad es mejorar el drenaje del fluido intraocular, se reserva para aquellos casos en los que la medicación y el tratamiento con láser se muestran inefectivos para controlar la presión intraocular.

Esta fotografía sirve como soporte para explicar lo que es el glaucoma en la página web de la Clínica DYTO.

¿Quién debe tratar el glaucoma?

El profesional capacitado para el diagnóstico y el tratamiento del glaucoma es únicamente el médico oftalmólogo, él debe valorar en cada caso el estadio de la enfermedad ocular, y aplicar la terapia apropiada.