La biometría es una prueba complementaria oftalmológica mediante la cual se calculan las diferentes medidas del ojo a partir del comportamiento de la luz o de los ultrasonidos al atravesar las estructuras del mismo. Es una prueba sencilla, que no supone molestia alguna para el paciente y que apenas dura unos instantes.

No se necesita ninguna preparación específica durante  los días ni las horas anteriores a la realización de la biometría. Cuando se utilizan ultrasonidos requiere la instilación previa de unas gotas de colirio anestésico, unos segundos antes, para que la sonda que contacta con la parte anterior del ojo (la córnea) apenas sea percibida por el paciente.

La principal aplicación de esta prueba es el cálculo de la potencia dióptrica de la lente a implantar dentro del ojo en el momento de la cirugía de catarata. Por lo tanto, se debe realizar siempre antes de la intervención, ya que de su resultado depende la mayor o menor necesidad de gafas de visión lejana tras la extracción de la catarata y el implante de la lente intraocular.