¿Qué es el campo visual?

Normalmente concentramos nuestra atención en los objetos que están en el centro de la visión, pero el ojo recoge un área mucho más amplia que es conocida como campo visual. Cada ojo tiene su propio campo de visión, y ambos se superponen ampliamente, excepto en los bordes laterales, lo que permite la percepción de la profundidad y el volumen de los objetos.

¿Qué enfermedades alteran el campo visual?

Son muchas las condiciones que pueden provocar manchas dentro del campo visual, o bien su reducción o pérdida. Algunas son enfermedades oculares, como el glaucoma, degeneraciones retinianas o cataratas. Otras son de origen neurológico como las neuritis ópticas, infartos o hemorragias cerebrales, tumoraciones que afecten al nervio óptico o al cerebro, y aumentos de presión intracraneal. Finalmente, algunas causas de alteración del campo visual son debidas a enfermedades sistémicas, como el hipertiroidismo, la diabetes o por efecto tóxico de ciertos medicamentos.

¿Cómo se estudia el campo visual?

Para detectar áreas del campo con menos sensibilidad se presentan estímulos progresivamente a través de todo el campo visual mientras la persona mantiene la vista centrada en un punto de fijación; el paciente debe indicar si ve o no el estímulo en cada punto estimulado. Existen varias técnicas, desde la simple campimetría por confrontación, pasando por la pantalla tangente, el perímetro de Goldmann o las campimetrías automatizadas, que son las más empleadas actualmente.

Contamos con un campímetro Humphrey de última generación, con diversos programas de estudio del campo según se desee valorar casos de glaucoma, enfermedades neurológicas o problemas de visión central. La prueba automatizada no requiere ninguna preparación previa ni dilatación pupilar, no es molesta para el paciente ni presenta riesgo alguno. La duración varía de acuerdo con el programa empleado y la colaboración del paciente, pero está entre 4 y 8 minutos por ojo.