La OCT (Ocular Coherence Tomography) es una prueba utilizada principalmente para el estudio de la retina, pero también puede utilizarse para la córnea y en el glaucoma. En el estudio de la retina, obtiene imágenes sin producir ningún tipo de daño ni efecto adverso en el ojo. Se trata de una prueba fácil de realizar, rápida y cómoda para el paciente.

Con la OCT se consigue diferenciar las diferentes capas de la retina y valorar la interfase vítre-retina. Así, podemos detectar anomalías o confirmar diagnósticos, y también realizar un seguimiento evolutivo de estas patologías. Las más frecuentes estudiadas son: la retinopatía diabética, la DMAE, las membranas epirretinianas, los agujeros maculares, y las obstrucciones vasculares.

En el estudio de la córnea, el OCT permite obtener imágenes sin contactar con ella. Permite diferenciar las estructuras internas de la córnea del resto de sus capas. También nos permite examinar y medir el ángulo que forma el iris con la córnea.

En el estudio del glaucoma, la alteración fundamental en esta patología es la disminución anatómica y funcional de la capa de fibras nerviosas de la retina. La OCT nos permite estudiar tanto la forma cuantitativa como cualitativa los cambios estructurales que se producen en esta capa a nivel de la retina peripapilar. También nos proporciona información morfométrica y topográfica del estado de la cabeza del nervio óptico.